14 errores que no sabes que cometes afeitándote 20 de enero de 2016 14:20 2 Comentarios

¿Cuántos días puedo utilizar la misma maquinilla? ¿Me afeito a contrapelo? ¿Cómo me seco? ¿Cuánto 'aftershave'? Te creías que lo hacías bien, pero...¿Como hay que afeitarse?

La realidad es que todo el mundo sabe hacerlo… pero pesimamente mal. Bueno, unos peor que otros; quizás tú, con los años, has adquirido la habilidad suficiente para no terminar con la cara llena de papel higiénico cubriendo los cortes. Así que toma nota y aprende de tus errores:

También te podría interesar: ¿Porqué a algunos nos sale la barba roja o de diferentes colores?

1-. Utilizas cualquier temperatura del agua para afeitarte o no usas agua.

Si en algún momento de tu vida te has afeitado en un vapor sabrías a qué nos referimos, justo en el primer instante en cual te comenzaste a afeitar en el vapor dijiste algo así como “woooow porque nunca lo había hecho antes, esto es tan suave”, pero si no has tenido la fortuna de afeitarte en un vapor puedes hacer algunos trucos para igualar el sentimiento y la sensación.

Tranquilo no te vamos a pedir que dejes el agua prendida y hagas un vapor en tu baño, sería sumamente irresponsable de nuestra parte hacer que gastes tanta agua, pero lo que si puedes hacer es calentar el agua hasta que esté tibia (tirándole a caliente) y usarla para calentar y abrir los poros de tu cara, de esta manera harás que la navaja pase con más facilidad.

 

2-. Utilizar la fuerza (no la de Star Wars) para sacar un pelo enterrado.

Es probable que, con esa presión excesiva consigas sacar los pelos rebeldes, pero también es muy probable que consiguiendo tu pequeño e insignificante pelo, consigas hacer que toda tu cara se irrite y te quedes con esas marcas rojas por mas de 24 horas, así que no te pases de listo y sigue este consejo. Aplicate mas agua caliente en la zona que tratas de conquistar, aplica mas espuma, espera un minuto y luego pasa la navaja delicadamente. Esto te ahorrará tener que verte como un niño que no se sabe rasurar a los 6 años.

3-. Secarse como si tienes una cita con tu crush y se te olvido. (ósea rápido)

Después de haber cumplido con todos los pasos del afeitado a la perfección, puedes fastidiarla en la despedida y cierre con algo aparentemente tan sencillo como secarte la cara mal con la toalla. Lo ideal para secarse es dar golpecitos en la zona afeitada con la toalla, suaves, no como si quieres secar cada poro de tu cara.

4-. Me afeito a contrapelo

Saber rasurarte a contrapelo es todo un arte, por lo que recomendamos ampliamente utilizar alguna de nuestras guías de cómo afeitarte a favor del pelo para que no sufras de irritación (conoce más aquí sobre cómo rasurarte a favor del pelo). Si pasas la cuchilla en la dirección contraria, la cuchilla va mucho más rápido y apuras más, aunque lo normal es que también consigas que "salte el poro". En idioma de barbería se dice que salta el poro cuando sale el típico punto de sangre después de que la cuchilla ha pasado por ahí.

 

5.- Me afeito en cinco minutos, y me queda de la #¢∞÷“

Creo que para esta altura ya te diste cuenta que afeitarse no es cosa que un mono podría hacer, por lo que te pedimos que te tengas paciencia y planees tu rutina mañanera para poder lucir impecable todo el día. Esta rutina solo te toma 15 minutos, si puede ser un buen, pero creeme que vale la pena, asi que te veras como puberto a tus 30 años.

 

6-. Compro la maquina/rastrillo más pinche barata

Afeitarse cuesta una lana, ya lo sabías ¿no?, pero esto es porque el mundo a evolucionado y ya no nos da polio con las navajas como le daba a tu tatarabuelo o a su abuelo, así que si vas y te compras la primera rasuradora del súper que te encuentres no podemos asegurar que tengas los resultados que esperas, ya que su calidad es una basura y por eso duran tan poco. Así que inviértele un poco y compra un rastrillo o maquina que en realidad te vaya a hacer justicia a la cara que tienes..

7-. Utilizas una mano para afeitarte y la otra para sujetar el lavabo

Quizás creías que no era necesario, pero cuando te afeitas tienes que usar siempre las dos manos. Una mueve la maquina/rastrillo, mientras la otra mano la sigue y se dedica a estirar la piel. “Siempre, siempre, hay que estirar la piel por la que va a pasar la maquinilla. Mucha gente no lo hace y esa es la causa de que no les quede un buen afeitado”.

También te podría interesar: Los 4 pasos para el afeitado perfecto

 

8-. Te miras en un espejo frontal

Lo normal es realizar el afeitado frente a un espejo anclado en la pared del baño, pero esos no tienen tres dimensiones y tu cara sí. Para conseguir ver todos los rincones de tu cara, te conviene utilizar uno de esos con brazo, que se mueve y le puedes dar la vuelta. Así consigues ver todas la zonas de tu cara, ya que hay puntos que son ciegos.

 

9-. Me igualo las patillas viendo un cachete y luego el otro

Lo primero que tienes que hacer para conseguir que las patillas te queden a la misma altura es no fiarte de tu cara. Sobre todo, desconfía de la altura de las orejas, que es lo que habitualmente se utiliza como referencia visual a la hora de darles forma. Hay que dibujar una línea imaginaria desde la nariz y calcular a partir de ahí, es difícil no equivocarse, pero con la práctica y probando diferentes alturas, puedes llegar a conseguir unas patillas tan perfectas como las de Elvis.

 

10-. Si tengo un granito en la cara le paso la navaja por encima

Durante la adolescencia, para algunos utilizar la cuchilla parecía un buen método para terminar con el acné (estos ahora tienen la cara como si hubieran pasado la viruela). Por fortuna, de mayor, los granos te salen contados, pero alguno puede caer, o igual se te enquista un pelo. Una pésima opción es pasar por encima la navaja y así decapitarlo. En las heridas se puede utilizar piedras de alumbre, que cierra los poros y es natural. Lo más importante es ser excesivamente cuidadoso con el afeitado en esa zona, y evitar pasar la cuchilla por donde se tiene una herida, para que no se infecte. También es importante tener a mano una buena tirita, por si acaso.

 

11-. Muevo la maquinilla eléctrica como si fuera una navaja

Malas noticias: los anuncios de la tele te han mentido porque las maquinas eléctricas no sirven para el afeitado diario. Algunas casi lo consiguen, pero, todavía les falta para llegar a la perfección de la navaja. Si utilizas la eléctrica para afeitarte no vas a conseguir un resultado apurado. Lo ideal es combinarla con la cuchilla; si tienes barba larga, la eléctrica es lo mejor para recortar antes de afeitar. Lo de que la eléctrica es un complemento se descubre tras probarla unos días, aunque puede ser uno muy bueno si se mueve correctamente por la cara.. Hay que manejarla en círculos, haciendo pequeñas circunferencias por la cara. Así es como corta, se nota en el sonido. Lo de hacerlo de arriba a abajo, como brochazos, sólo tiene sentido al final, para repasar. En lo de los movimientos en redondo, los anuncios sí que dicen la verdad.

 

12-. Utilizo una cantidad brutal de Aftershave aunque tenga la piel sensible

Lo del aftershave (la loción que se aplica después del afeitado) viene de la época en la que había que echar alcohol en la cara para evitar las infecciones por los cortes, pero, hoy en día, no es un producto que esté siempre indicado. Si eres de los que tienen la piel sensible, evita esas ofertas en las que te regalan el aftershave con el pack de la colonia: “Esos aftershave suelen usar la fórmula de la fragancia y tienen alcohol. Es mucho mejor aplicarse después del afeitado productos más naturales, bálsamos o lociones con aloe vera, o simplemente puedes usar uno de nuestros aftershaves sin alcohol. Recuerda el alcohol solo sirve para las fiestas no para tu cara.

 

13-. Me afeito con la misma maquina de hace 6 meses.

El peor de todos los enrojecimientos faciales lo provoca una maquina desgastada. Como no corta, se insiste con ella, lo que provoca un círculo vicioso de presión y sarpullido. A esto se le añade la suciedad que se acumula, lo que aumenta las probabilidades de agarrar una infección que sólo se arregla con una receta para comprar antibióticos (si hablamos de navajas oxidadas, hablamos de tétanos). ¿Cada cuánto tiempo hay que cambiar la cuchilla? La clave está en la banda hidratante que incluye: su desgaste es delator del estado en el que se encuentra. Pero una navaja que se usa dos o tres veces a la semana no durará más de quince días aclarando que todo depende de la calidad de la máquina, si usas las del súper, no esperes mas de ese tiempo. Hay otro error de esos que casi nadie reconoce en voz alta, y es utilizar la misma cuchilla con la que te afeitas la cara para otras zonas del cuerpo más… íntimas. Esto se define en una palabra: aberración.

También te podría interesar: Los beneficios de tener barba, científicamente hablando

14-. Me afeito todos los días

Este error puede ser polémico, porque igual no es culpa tuya. Quizás no te queda otra porque tu jefe aún no ha comprendido que, con barba de dos días, estás aún más atractivo para los clientes. Aunque es obvio que el nivel de irritación es mayor para alguien que se afeita a diario, se puede suavizar con un buen preshave: Primero una ducha para abrir los poros, o agua caliente en la cara, y, antes de la espuma, un aceite de preafeitado. Un afeitado diario requiere más productos y, en consecuencia, más minutos, aunque el verdadero problema lo tienen los que son de piel sensible, o de piel normal, pero en una época en la que está irritada. En ese caso, hay que hacer descansos entre afeitado y afeitado, y pasar la cuchilla siempre a favor del pelo. Resalta también la importancia de utilizar crema hidratante a diario, el mejor modo de evitar enrojecimientos futuros cuando la piel no esté tan a favor. Cambiar de jefe, o recomendarle SoyMacho.com para que entienda un poco mas, tampoco viene mal.

 

Espero que estos consejos te hayan servido, sabes que siempre estoy para ayudarte.

Federico G.

 

Más Tips y Consejos